Sous l’objectif : les manœuvres économiques de la zone euro et le bond cubain

Sous l’objectif : les manœuvres économiques de la zone euro et le bond cubain
Cuba

En el complejo tablero de la economía global, dos escenarios han capturado el interés de los observadores financieros: los recientes acontecimientos en el euro y en la isla de Cuba. Estos sucesos ponen de manifiesto las conexiones interdependientes entre las distintas regiones del mundo y cómo los cambios en una pueden causar ondulaciones en otra.

El continente europeo ha sido testigo de un incremento sorpresivo en su tasa de inflación anual. Según datos preliminares ofrecidos por Eurostat, la Oficina Estadística de la Unión Europea, la inflación en la eurozona se incrementó de un 2,4% en noviembre a un más rotundo 2,9% en diciembre. Este salto en el índice no solo plantea preocupaciones sobre la estabilidad económica del bloque sino que también ha avivado un intenso debate sobre cómo deben gestionarse las políticas monetarias y fiscales en la Unión Europea. La subida en los precios al consumidor podría presionar al Banco Central Europeo para que ajuste su postura en cuanto a los tipos de interés, en un intento por enfriar la economía y evitar un sobrecalentamiento que pueda conducir a una espiral inflacionaria.

Mientras tanto, Cuba enfrenta una tormenta económica de gran envergadura. Las recientes medidas tomadas por el gobierno de la isla, incluido un aumento de precios de la gasolina del 500%, son indicativas de las profundas dificultades económicas que enfrenta. Privado de la ayuda histórica de aliados como Rusia y sin el flujo constante de petróleo de Venezuela debido al cambio en la administración de Nicolás Maduro, el gobierno cubano se ha visto forzado a recortar subsidios esenciales.

La economía cubana se contrajo un 2% durante 2023, mientras que la inflación se disparó a un alarmante 30%. Ante este panorama, el ejecutivo cubano ha respondido con medidas extremas, incluyendo una expansión notable del presupuesto gubernamental para el presente año y un incremento del déficit fiscal de un 44%, equivalente a aproximadamente el 15% del PIB. Estas acciones reflejan la insostenibilidad de mantener los precios de los combustibles altamente subsidiados y apuntan hacia una adaptación forzada hacia las dinámicas del mercado libre, un cambio con consecuencias socioeconómicas significativas que aún están por verse.

En un giro fascinante de los acontecimientos, más de 182.000 descendientes de españoles que fueron exiliados durante la Guerra Civil y la dictadura de Franco han solicitado la nacionalidad española. Esto ocurre tras la implementación de la ley de Memoria Democrática o ‘ley de los nietos’, en octubre del año anterior. La ley permite a aquellos que demuestren ser descendientes de exiliados políticos, ideológicos o aquellos perseguidos por su orientación o identidad sexual, reclamar la ciudadanía española.

Esta legislación ha extendido los derechos de ciudadanía a una gama más amplia de descendientes hasta el cuarto grado de consanguinidad, y no requiere que los padres hayan solicitado la ciudadanía previamente para los nietos de exiliados. Los países más impactados son Cuba, México y Argentina, ya que concentran el 94,9% de todas las solicitudes, subrayando la importancia de América Latina en la diáspora económica española del siglo XX. El resto de las solicitudes provienen de diversas naciones, incluyendo Francia, Estados Unidos y Marruecos.

Se estima que aproximadamente 300.000 personas podrían verse afectadas por esta ley, lo que sugiere una reconfiguración en la dinámica migratoria vinculada a la memoria histórica y democrática. La adopción de esta legislación, que ha generado un volumen importante de solicitudes a nivel mundial, podría considerarse como un experimento sociopolítico que replantea la noción de pertenencia y ciudadanía en un mundo cada vez más globalizado.